Premio Villa Binéfar

Esta recogida de premio ha sido muy especial por varios motivos:

1º Porque he ido acompañado de Mayte y dos grandes amigos: Margarita y Jesús. Gente de 10 sobre 10.

2º Porque he conocido a otra escritora de Zaragoza: Eva Balaguer y a Patrocinio Gil, con quien ya quedé finalista en Monreal del Campo, aunque no lo llegué a conocer en esa ocasión.

3º Porque nos trataron muy bien y nos organizaron una tertulia literaria, que es un tipo de acto al que yo no había asistido nunca y que me pareció muy interesante; aunque admito que, por timidez e inexperiencia, me quedaron algunas cositas en el tintero que me supo mal no haber comentado. Otra vez será.

4º Porque nos pegamos una importante comida en Binéfar en el restaurante "El Segalar", de las piscinas de la Villa. Aquí os dejo el menú que nos metimos entre pecho y espalda, regado con un tinto de la casa insuperable:

 

También nos dio tiempo ha hacer una pequeña visita turística por Binéfar, aunque un poco corriendo, lo justo para callejear por el centro y ver la iglesia; ya que, de lo contrario, habríamos llegado tarde a la Cafetería-restaurante donde tenía lugar el evento.

Una vez allí, me presenté a los representantes del Ayuntamiento, jurado y otros premiados, y presenté a la familia y a compañantes. Sin tiempo a tomar un café, nos subieron a la salita que tenían reservada para semejante acontecimiento de alcurnia y copete.

Nos sentaron en la mesa presidencial con los cartelitos de nuestros nombres y todo, eso sí: lejos de las bandejas de pastas de té con las que obsequiaron al público asistente y por las que el menda suspiraba, estando como estábamos en la hora de la merienda; y, por fin, el concejal de cultura, Carlos, hizo la presentación del acto de manera amena y muy cercana.

Tras la presentación general, uno a uno, los premiados tuvimos que decir alguna cosa sobre nosotros y nuestro relato al público y después respondimos las preguntas que la gente tuvo a bien formularnos.

 

Patrocinio Gil, Concejal de cultura, Eva Balaguer y el nene.

 

El público asistente era muy entendido en literatura e hicieron preguntas muy incisivas e interesantes, y es que, algunos eran parte del jurado y además partipaban en un club de lectura muy participativo que tiene la Villa de Binéfar; y eso se nota, amigos...

 

  

Vista general del público asistente.

 

En definitiva: una gran jornada que empezó muy bien, siguió mejor, y terminó de manera cojonuda, amigos: cojonuda.