Premio Ciudad de Tudela

Este premio, por su horario y cercanía, ha sido recogido en familia, con la mujer y los niños, como es debido. Así que, previa consulta al mapa de carreteras, paso por peluquerías, y preparativo de bocadillos (porque nunca se sabe lo que puede pasar con niños...), nos dispusimos a pasar una buena tarde. Destino: Tudela. Distancia: 80 Km. Horario de la ceremonia: 19,30 p.m.

Preparativo de bocatas (Documento recientemente desclasificado como secreto de Estado)

 

Tras los preparativos, salimos a una hora prudencial (las 17,00 h), llegando a Tudela a las 18,00 h. Aparcamos lejísimos del Centro Cultural Castel Ruiz (lugar de destino) y nos pateamos Tudela con los típicos "tengo hambre", "tengo pipí", "¿falta mucho?" de los chicos. Empezamos el reparto de bocadillos, se acabaron anticipadamente las aguas, tomamos un café en la plaza mayor, invadimos su baño... y, por fin, llegamos al Centro Cultural a las 18,30 h, para presentarnos y todo eso.

Centro cultural donde se realizó el evento.

 

Nos atendió el conserje que era un señor muy amable que invitó a los niños a ayudarle a probar el equipo de sonido. Ellos se lo pasaron en grande y yo me subí al escenario para estar más relajado en el momento de la ceremonia. Como aún faltaba una hora, paseamos por el claustro del antiguo edificio que constituye el Centro Cultural y salimos a ver la catedral de Tudela. Todavía nos dio tiempo a un segundo café y a probar alguna exquisita tapa de la zona.

Claustro del Centro y, detrás, la catedral de Tudela.

 

Por fin, a la hora correcta: 19,25 h, llegamos de nuevo al Centro Cultural. La sala de actos que habíamos visto vacía con el conserje, ahora estaba llena. Me presenté de nuevo a representantes del jurado, Consejera de Cultura de Tudela, representantes del Centro Cultural y de la revista local que apoyaba y presentaba el acto; así como al ganador del certamen en su modalidad de poesía por la obra Poeta en Paro: José María Matás, que es muy buena gente, amén de un gran escritor.

Tras las presentaciones del acto y la entrega de premios infantiles y juveniles por parte de la organización, y, con los micrófonos funcionando perfectamente, gracias a mis hijos y al superamable conserje, fuimos llamados a leer públicamente nuestras respectivas obras.

      

                              José María Matas                                            El nene.

 

Huelga decir que ambas lecturas fueron un éxito rotundo y que tuvimos que sacudirnos a las fans de encima con contundencia, aunque eso sí, con gran cariño, por tratarse de una gente tan especial y tan amante de la literatura.

Todos los premiados juntos, con miembros de la organización y del jurado.

 

Aprovecho para felicitar desde este humilde y modesto blog personal, a todos los niños y jóvenes premiados y no premiados en el certamen, por el simple hecho de haber participado en una actividad como esta, que pide grandes esfuerzos personales para ser un freaky. Pero no lo olvidéis nunca, niños y niñas: los freakies de hoy, son los grandes hombres del mañana.

 

                                               Diploma del evento