CRÓNICA DE LA ENTREGA DEL VII PREMIO CIUDAD DE HUESCA 2013

10/06/2013

Tras viajar a Huesca ayer, día 9, acompañado de mi mujer Mayte, convertida en agente literaria de lujo, y de Jesús Alba, primo, amigo y uno de los autores de "Cuentos desde la diversidad", nos dispusimos a pasar el tiempo, camuflados como inocentes turistas, hasta la hora establecida para la entrega de premios. Visitamos la catedral gótica oscense, posando alegremente, sintiéndonos jóvenes entre esas viejas piedras, testigos de tanta Historia aragonesa.

El menda con Jesús, nuevo miembro del club de fans de las Delicias.

El menda con su santa que vale un imperio.

Y llegó la hora de la verdad. Acudimos a la plaza López Allué, donde se celebraba la última jornada de la Feria del Libro y nos dimos a conocer a las amables encargadas de la caseta de información. Todo marchaba según los planes previstos y a las 19,15 h dio inicio la celebración de la entrega de premios. Amenizaba el ambiente el grupo Hammer, con canciones de rock guitarrero que abrían cicatrices en el cielo del Alto Aragón y hacían mover rítmicamente nuestros 6 pies.

Los premios se anunciaban en orden ascendente desde el 3º clasificado al 1º. Rompieron el fuego los premios infantiles. Les siguieron los juveniles y, finalmente, llegó mi momento. La hora de la verdad. El instante que separa el triunfo del casi triunfo. El jurado de la Asociación Bejopa dio el nombre del 3º clasificado y resultó ser mi favorito en la quiniela (el laureado escritor argentino, Ariel). Mis probabilidades habían pasado de 33% a un 50%. Los nervios estaban a flor de piel. El ambiente se podía cortar con una cucharilla de café, como un enorme flan de huevo con una rojísima guinda en su cima.

Era la hora del 2º puesto y, ¡Oh sorpresa!, tampoco dijeron mi nombre, sino el de Esteban. ¡Dios mío! No me sentía las piernas. Había ganado. Era el triunfo de "Arturo Jiménez Mendieta y Richard Gere", probablemente, el triunfo de la mejor historia corta de humor negro de todos los tiempos; de mis tiempos al menos. Y el jurado leyó el nombre del ganador: Sergio Allepuz. Y siguió: "entrega el premio Óscar Sipán". Broche de oro: me entragaba el premio un escritorazo.

Aquí estoy, con la orla del premio, con Óscar Sipán (uno de los escritores aragoneses de mayor éxito), con la presentadora del acto y frente al grupo heavy Hammer, que tocó una de mis canciones favoritas de Red Hot Chilly Pepper. La vida puede ser maravillosa.

Y llegó la hora de arramblar con los premios: recoger el cheque, hacer válido el vale de 75 € para libros en las casetas de la feria y llevarnos los que iban en el lote del ganador.

Aquí tenéis a vuestro cuentista favorito recogiendo el cheque como ganador del concurso.

Con Jesús, dispuestos a hacer válido el vale de libros en las casetas.

Posando con Mayte y las bolsas cargaditas de libros, dispuestos a regresar a Zaragoza.

El coche cargadito de libros. Con el vale del premio yo me pille "El año en que me enamore de todas" de Use Lahoz; Mayte se pilló "El desembarco de Alah de Lorenzo Mediano"; y Jesús un Muñoz Molina que no me fijé cómo se llamaba. También me fuí con "Cuando estás en el baile bailas", firmado por uno de sus autores (Óscar Sipán).

Y al día siguiente, 10/06, a comprar el Diario del Alto Aragón para seguir saboreando el momento:

Y colorín colorado, esta crónica se ha acabado.

Aquí dejo un pdf del Diario del Alto Aragón que trató tan importante tema.

20130610110741959.pdf (599,9 kB)